“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta a los cambios”

-Charles Darwin-

 

Esta frase, aplicada a la situación actual de nuestros clientes, nos explica muchas situaciones que estamos viviendo todos los días en nuestro trabajo.

La transformación digital no es una moda pasajera, sino una cuestión de supervivencia para cualquier organización.

la revolución digital está en marcha, y las reglas del juego han cambiado. Si buscamos el origen de este nuevo mundo, seguro que nace en la evolución tecnológica ligada a la llegada de Internet y en las disrupciones vividas desde entonces.

Parece mentira, pero ya han pasado 25 años desde que nació la primera página web de la historia de la mano de Tim Berners-Lee.

Hoy la información fluye de manera libre, las comunidades se crean en las redes, los internautas colaboran e inventan conjuntamente y las empresas compiten de forma global.

Pero ahí no termina todo, pues el reto de la Era digital no es vivir en una época digitalizada, sino un auténtico proceso de digitalización permanente. 

Las empresas deben adaptarse o morir: sólo quien innova subsiste.