Siempre es un reto y una gran responsabilidad a la que muchos responsables de comunicación se han tenido que enfrentar, en alguna ocasión, a lo largo de su carrera.

Clipestudio, tras más de 20 años de experiencia creando este tipo de contenidos para una gran variedad de empresas, pretende ofrecer en este artículo unas pautas para poder acometer esta tarea, sin tener que llamar a los bomberos ni establecer “situación de emergencia” en la empresa.

Quisiera empezar por una lista de los errores más comunes que se suelen cometer:

Expectativas Irrealistas.

Es común, querer impresionar y con ese fin dejar volar la imaginación, ideando los más increíbles planos y secuencias para que nuestro vídeo impresione. Esto desemboca en una pérdida de tiempo y esfuerzos, pues tras trabajar el guión durante probablemente días, chocaremos con una realidad presupuestaria o de “estilo equivocado” que tirará nuestro guión a la papelera de reciclaje para nunca volver.

¡Qué no falte nada!

Sin duda, para nosotros mismos todos los aspectos de nuestra compañía son los más interesantes del mundo y esto incluye hasta el detalle más ínfimo. Esta idea nos lleva en ocasiones a extender el contenido, haciéndolo farragoso, largo, denso y aburrido para el común de los mortales que no pertenece a nuestro ámbito y que suele ser el público objetivo al que va dirigido el vídeo.

Consenso y decisión.

Por mucho que seamos la persona encargada de hacer el vídeo, por mucho que estemos de sobra preparados para el reto; lo cierto es que al tratarse de la imagen de la empresa, los jefes y directivos van a querer opinar, aportar y criticar. Saber esto desde el principio evitará tener que dar marcha atrás a mitad del proceso debido, por ejemplo, a que el Director General no había visto el guión y ahora no le gusta.

El bloqueo del papel en blanco

La falta de ideas unido al miedo al riesgo puede fácilmente hacer que creemos un guión excesivamente sencillo, meramente informativo, carente de alma o de sentido.

Muy bien ya sabemos que errores no cometer pero entonces…¿qué hacemos? aquí van algunos simples consejos:

Consejos.

  • Copyanálisis. Busca en internet diferentes estilos de vídeo en busca de ideas para aplicar en el tuyo (teniendo en cuenta limitaciones presupuestarias)
  • Déjate asesorar. Confiar en los profesionales de vídeo contratados para la realización del vídeo es fundamental. Su asesoría nos ayudará en la planificación del vídeo, tanto en la guionización como en las ideas y técnicas a usar.
  • Consensúa con otros compañeros y superiores desde los primeros bocetos del guión.
  • Lee el guión en voz alta y grábalo con tu móvil u otro dispositivo para poder reproducirlo más veces y poder analizarlo.
  • Consigue participación. En caso de que el vídeo vaya a contar con la participación de compañeros, conviene hacer campaña a favor de la participación intentando conseguir los máximos apoyos y colaboración posible.